ADIOS AÑO MALO

Estamos llegando al final de los 365 días del 2022, increíble,  ¿verdad? ¿Se acuerdan que años atrás se decía que el mundo no llegaría a los dos mil? Pero ya van veinte y dos de llapa como diríamos los almaceneros de mostrador al casero que nos compraba todos los meses con fiado, que era el término del crédito sin aval y sin intereses de esos tiempos.

Qué linda época que, como dice el tango, no volverá. Bueno, lo concreto es que hemos pasado tiempos difíciles, la famosa pandemia, las discusiones por la Constitución, un nuevo Gobierno que esperamos le vaya bien porque eso necesitamos todos los habitantes y para eso hay que trabajar buscando la unidad más allá de las diferencias políticas que tanto dañan.

Miren la mala suerte de los habitantes de Viña del Mar y otras ciudades con los incendios que nadie sabe cómo se inician Y EN MANOS DE QUIEN. Somos un país hermoso, tenemos de todo, lindas playas, cordillera blanca, termas como las del Flaco donde brota espontánea el agua caliente y también hay huellas de dinosaurio y además está el Paso Las Damas a la Argentina que ha sido utilizado de ida y vuelta por integrantes de ambos países.

La Cámara de Comercio de San Fernando organizó hace muchos años el Comité del Paso Las Damas que será realidad para unir ambas naciones en el nuevo mundo que viene. ¿Se acuerdan de esa canción tan linda y emotiva “Cariño Malo”? Por eso hemos titulado este Editorial como año malo, porque es así muchas dificultades y el país dividido por la famosa Constitución. Ahora sigue con un Consejo Constitucional que hay que seguir atentamente, en eso estaremos los gremios con seminarios, ya tuvimos uno con don Carlos Boada y la Senadora Ximena Rincón.

Por cierto continuaremos con otros invitados para escuchar y opinar y estar atentos a los postulantes al Consejo para elegir a los mejores y con amor a nuestra Patria. Chile ha sido ejemplo a nivel mundial y eso nadie puede discutirlo, en materia económica hemos avanzado enormemente la gente de hoy vive mucho mejor. Yo recuerdo cuando hace años, de los campos, me pedían neumáticos usados para hacer zapatos y cómo llegaban con carreteras tiradas por bueyes, hoy gracias a Dios y al desarrollo, ya no se puede andar por las calles y carreteras por la cantidad de autos, camionetas y camiones. Se anuncia que están llegando los eléctricos mucho más económicos y seguros.

El mundo está cambiando dice la canción y cambiará más. Al despedir a este año espero que el próximo sea MUCHO MEJOR PARA CADA UNO DE USTEDES COMPATRIOTAS y no vuelvas año viejo nunca más.

Por eso decimos muy, pero muy feliz año nuevo a todos a través del territorio nacional y de los países hermanos.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.